ESTUDIO EPIGENÉTICO. ¡Optimitza tu salud!

Dra.
Victoria Prada

Nuestra genética condiciona muchos aspectos de nuestra salud. 

Nacemos con unos determinados genes y estos no cambian a lo largo de nuestra vida. Lo que cambia es su forma de manifestarse dependiendo de numerosos factores que condicionan el riesgo de padecer determinadas enfermedades. Algunos de ellos son modificables, como la alimentación, los hábitos, el estrés, el ejercicio físico, el descanso, consumo de alcohol, factores ambientales que nos rodean, como el humo de tabaco, metales pesados, pesticidas, agentes infecciosos, conservantes, aditivos, etc.

Para conocer cómo se encuentra nuestro cuerpo en su totalidad utilizamos la epigenética, la ciencia que estudia la forma en que los genes se expresan y que nos aporta información para regularlos, expresar aquellos relacionados con un adecuado estado de salud, e inhibir los que comportan un riesgo para nuestro organismo. Esta prueba va dirigida tanto a personas que desean mejorar su salud y prevenir la aparición de determinadas enfermedades, como a personas que ya padecen un problema y desean mejorar. 

Los test epigenéticos se realizan en muestras de cabello con raíz extraídas del área occipital de la cabeza, llevando a cabo un estudio cualitativo de amplio espectro basado en las señales de onda del cabello. Tras la interpretación de los resultados, se creará un plan personalizado basado en tu bioinformación. 

Esta prueba no sustituye a un análisis de sangre, sino que lo complementa e informa de los problemas antes de que estos sean detectables en una analítica convencional.
La persona que se somete a este test podrá saber: 

• Qué alimentos debe eliminar o limitar en su dieta, y cuáles, por el contrario, debe consumir en mayor cantidad
• Qué nutrientes debe potenciar
• La existencia de alteraciones en la microbiota y cómo solucionarlo
• A qué factores o sustancias debe evitar exponerse y cómo contrarrestar la exposición en caso de que no se pueda evitar
Suplementos aconsejables para mejorar a nivel físico, y reducir el efecto nocivo de determinados agentes ambientales

De esta manera se puede modificar la expresión de los genes y así sentirse mejor, tener más energía, mejorar la composición corporal, retrasar el envejecimiento, detoxificar el organismo, disminuir el estrés, o mejorar el sueño.

Otras personas que pueden beneficiarse de este innovador test son las mujeres embarazadas o que deseen estarlo a corto-medio plazo, los deportistas, las personas que realizan dieta vegetariana o vegana, pero, sobre todo, es importante para poder prevenir o reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, obesidad, enfermedades neurodegenerativas, etc. 

En resumen, vivir más años y con una buena calidad de vida.

Pide tu cita en Instituto Gynenova y elaboraré tu plan personalizado.

Doctora Victoria Prada

Especialista en Ginecología y Obstreticia

tel. 964 24 36 07

 

Toma asiento para entrenar tu suelo pélvico

Victoria Prada
Previous
Next

El suelo pélvico es el conjunto de músculos situados en la parte inferior de la pelvis que dan soporte a la vejiga, al útero y al recto. De ellos dependen la continencia urinaria y fecal y la función sexual. Debido a factores como el natural envejecimiento del cuerpo, el parto o la menopausia, esta musculatura se va debilitando y aparecen una serie de problemas (incontinencia, disfunción sexual, prolapso de órganos pélvicos) que provocan un deterioro en la calidad de vida de la mujer.

Muchas ya sabéis que en el Instituto Gynenova hemos incorporado nuevos dispositivos. Se trata de la última tecnología puesta al servicio de la Salud de la Mujer. 

En esta ocasión quiero contaros un poco más sobre Emsella, una silla que estimula el suelo pélvico para recuperar el tono de esta musculatura. Sirve como tratamiento avanzado (pero también prevención) en múltiples situaciones, como:

– Mujer que tras un embarazo desea recuperar la función del suelo pélvico y así prevenir futuras complicaciones
– Casos de incontinencia urinaria
– Urgencia miccional
– Incontinencia fecal
– Mujer que desea mejorar su función sexual
– Postoperatorio de cirugía vaginal
– Menopausia
– Dolor pélvico crónico
– Vulvodinia
– Mujeres sin síntomas que desean tonificar la musculatura del suelo pélvico
– Deportistas de impacto, “runners”… (tienen especial riesgo de debilidad de suelo pélvico)
– Hiperlaxitud vaginal

Dermatosis vulvares, como liquen escleroso.

Utiliza energía electromagnética (tecnología HIFEM = High Intensity Electromagnetism) para estimular los músculos profundos del suelo pélvico de manera no invasiva. Una sola sesión produce miles de contracciones supramáximas, superiores a las que se realizan de manera voluntaria cuando realizamos los ejercicios de Kegel, sin esfuerzo y de manera mucho más eficaz.

¿En qué consisten las sesiones? Simplemente te sientas en la silla, cómoda y con la espalda recta, completamente vestida. Te quitas los elementos metálicos y puedes dedicar la sesión (de unos 30 minutos) a escuchar música o leer tranquilamente. Notarás una sensación de hormigueo o vibración, totalmente indolora. Y no se necesita preparación ni tiempo de recuperación.

Recuerda que antes debes concertar una cita conmigo en consulta y estudiaré tu caso para valorar la indicación y resolver todas tus dudas.

Doctora Victoria Prada

Especialista en Ginecología y Obstreticia

tel. 964 24 36 07

      

MENOPAUSIA Y SEXUALIDAD

Dra.
Victoria Prada

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer que comporta cambios importantes a nivel hormonal, físico y psicológico. Uno de los aspectos que se ve influido por estos cambios es la vida sexual. Los cambios en el sistema nervioso pueden influir en la falta de deseo, ¿sabías que el denominado trastorno de deseo sexual hipoactivo aparece hasta en el 80 % de las mujeres tras la menopausia? No olvidemos que es una etapa en la que es frecuente padecer insomnio y la falta de descanso puede llevar a estar menos receptivas sexualmente hablado; algo que se suma a los cambios físicos que comportan molestias genitales. Sin embargo, conocerse y entender los cambios ayudará a cada mujer a abordar la fase de la menopausia para tener una vida sexual plena. La Dra. Victoria Prada, especialista en Salud de la Mujer, explica algunos aspectos clave sobre sexualidad y menopausia.

¿Qué efectos a nivel físico puede tener la menopausia en la vida sexual de las mujeres?

La llegada de la menopausia puede afectar de manera negativa a la vida sexual de la mujer, debido a los cambios en el sistema nervioso y zona genital. Durante esa etapa el deseo y la excitación disminuyen, por lo que necesitan más estímulos durante más tiempo. Además, el orgasmo, que es más corto y menos intenso, tarda más en producirse. La musculatura del suelo pélvico tiene menos tono, empeora su capacidad contráctil.

¿Cómo afectan estos cambios al placer? 

Uno de los problemas que padecen las mujeres es el dolor con la penetración o dispareunia, uno de los síntomas de la atrofia urogenital que se debe a la disminución de estrógenos propia de la menopausia. El dolor se debe a que el epitelio de la vagina se ha reducido, disminuyendo su elasticidad e irrigación. Hay escasa o nula producción de flujo y eso provoca una falta de lubricación y de sensación placentera. Además, el clítoris disminuye de tamaño y es menos intenso. Las mujeres acaban asociando la actividad sexual con dolor y evitan practicar sexo, agravando más el problema.

¿Cómo se pueden tratar los síntomas para mejorar la vida sexual?

Existe una gran variedad de tratamientos que podemos ofrecer. Entre los que destacan: los estrógenos vaginales, que corrigen la atrofia o sequedad vaginal; la testosterona transdérmica, que aumenta el deseo sexual; el tratamiento hormonal sistémico con estrógenos y progesterona, que actúa sobre todos los efectos negativos de la menopausia; sesiones de láser de CO2 vaginal, aumenta el epitelio vaginal y la vascularización, entre otros beneficios; las infiltraciones de ácido hialurónico o plasma rico en factores de crecimiento. 

Estos tratamientos más específicos se pueden combinar con otras técnicas…

Sí, un tratamiento no invasivo que tiene efectos muy positivos sobre la salud consiste en las sesiones de electromagnetismo con el dispositivo “Emsella”, que recientemente hemos incorporado en la clínica para trabajar toda la musculatura del suelo pélvico. Además, también recomiendo el asesoramiento sexológico, para mejorar la vida sexual tanto en las mujeres que tienen pareja como en las que están solas. Aquí entra en juego la educación sexual, el uso de juguetes eróticos y, cómo no, la atención psicológica.

Porque también a nivel emocional o psicológico es una época de cambios, ¿qué consejos das a las mujeres para afrontar su vida sexual durante la menopausia, ya sea con ellas mismas o con sus parejas?

La salud sexual es un aspecto muy importante de la vida de las personas y cualquier acción o tratamiento enfocado a mejorarla va a suponer una calidad de vida superior. Durante este periodo aparecen con mayor frecuencia trastornos de ansiedad y depresión, y hay que abordarlos de forma correcta. Si son de carácter leve o moderado, el propio tratamiento hormonal consigue controlarlos y la mujer se encuentra más contenta y con menos fluctuaciones del estado de ánimo. De esta manera no es necesario tomar antidepresivos o ansiolíticos, que por sí mismos disminuyen la libido, la excitación sexual y los orgasmos.

Los anticonceptivos, ¿siguen siendo necesarios? 

A partir de los 40 años, la fertilidad en la mujer está bastante disminuida ya que en muchos ciclos no hay ovulación y los ovocitos que hay en los ovarios son de baja calidad. Pero ¡cuidado! sigue habiendo posibilidad de quedarse embarazada… De manera que hay que elegir un método anticonceptivo que se adapte a las necesidades y características de cada mujer. La elección de un método anticonceptivo dependerá del estado de salud de la mujer, su estilo de vida y su experiencia previa con otros métodos. Además, si una mujer tiene múltiples parejas sexuales, el riesgo de infección por ETS sigue existiendo en esta fase.

ASERTIVIDAD SEXUAL

Dra.
Victoria Prada

La asertividad sexual es una herramienta de comunicación muy interesante para expresar qué queremos y qué no queremos a la hora de mantener relaciones sexuales.

Hoy en día, sigue existiendo vergüenza, falta de confianza, pudor, etc. cuando se tienen relaciones, y es un problema que afecta incluso a parejas estables.

La comunicación, como en todo, es fundamental en cualquier tipo de relación. La base de una comunicación eficiente en una pareja sana recae en trabajar en recursos y herramientas de gestión como la asertividad sexual, ya que de esta forma la actividad sexual será satisfactoria para todas las partes.

El asertividad sexual también es aprender a decir que no, cuando algo no nos gusta o no queremos, es importante decírselo a la pareja sexual de manera clara y respetuosa. Las relaciones sexuales deben ser placenteras para todas las partes de la relación, y nunca hacer algo que no queremos solo por complacer a la otra persona.

Nunca es tarde para aprender para trabajar en esta habilidad. Recuerda que hay profesionales especializados en sexología que os podemos ayudar.

 

ANTICONCEPTIVOS CERCA DE LA MENOPAUSIA

Dra.
Victoria Prada

A partir de los 40 años, la fertilidad en la mujer está bastante disminuida ya que en muchos ciclos no hay ovulación y los ovocitos que hay en los ovarios son de baja calidad, con dificultad para ser fecundados o con mayor probabilidad de dar lugar a un embrión no viable.

Pero ¡cuidado! sigue habiendo posibilidad de quedarse embarazada… De manera que hay que elegir un método anticonceptivo que se adapte a tus necesidades y a tus características.

La edad no es un factor que contraindique el uso de ningún método anticonceptivo por sí mismo, como mucha gente piensa. La elección de un método anticonceptivo dependerá del estado de salud de la mujer, su estilo de vida y su experiencia previa con otros métodos.

  • Si se elige un DIU de cobre, no habrá necesidad de cambiarlo a los 5 años, sino que se puede mantener hasta que no haya riesgo de embarazo (estar 2 años sin regla si tienes menos de 50 años y estar 1 año sin regla si tienes más de 50 años).

  • Respecto a los anticonceptivos hormonales combinados (píldora combinada, parche y anillo vaginal) no hay inconveniente en usarlos, siempre y cuando la mujer no sea fumadora y no tenga enfermedades que contraindiquen su uso. Preferiremos recetar aquellos anticonceptivos cuyo estrógeno sea el estradiol, por ser más natural y tener menos efectos secundarios a nivel vascular. A los 50 años es conveniente suspender su uso optando por cambiar a otro método.

  • Los anticonceptivos con solo gestágenos (minipíldora, DIU de levonorgestrel, implante) son una buena opción en mujeres fumadoras, con riesgo de trombosis, hipertensión arterial, etc. No hay límite de edad para su uso. Si no tienes la regla y deseas saber si estás en la menopausia para poder dejar de usar contracepción, te pediremos una analítica de sangre para deterrminar los niveles de una hormona llamada FSH. Un DIU de progesterona puesto a los 44-45 años puede mantenerse hasta la menopausia sin tener que cambiarlo.

 

 

ESTUDIO EPIGÉNÉTICO. ¡Optimitza tu salud!

Dra.
Victoria Prada

Nuestra genética condiciona muchos aspectos de nuestra salud. 

Nacemos con unos determinados genes y estos no cambian a lo largo de nuestra vida. Lo que cambia es su forma de manifestarse dependiendo de numerosos factores que condicionan el riesgo de padecer determinadas enfermedades. Algunos de ellos son modificables, como la alimentación, los hábitos, el estrés, el ejercicio físico, el descanso, consumo de alcohol, factores ambientales que nos rodean, como el humo de tabaco, metales pesados, pesticidas, agentes infecciosos, conservantes, aditivos, etc.

Para conocer cómo se encuentra nuestro cuerpo en su totalidad utilizamos la epigenética, la ciencia que estudia la forma en que los genes se expresan y que nos aporta información para regularlos, expresar aquellos relacionados con un adecuado estado de salud, e inhibir los que comportan un riesgo para nuestro organismo. Esta prueba va dirigida tanto a personas que desean mejorar su salud y prevenir la aparición de determinadas enfermedades, como a personas que ya padecen un problema y desean mejorar. 

Los test epigenéticos se realizan en muestras de cabello con raíz extraídas del área occipital de la cabeza, llevando a cabo un estudio cualitativo de amplio espectro basado en las señales de onda del cabello. Tras la interpretación de los resultados, se creará un plan personalizado basado en tu bioinformación. 

Esta prueba no sustituye a un análisis de sangre, sino que lo complementa e informa de los problemas antes de que estos sean detectables en una analítica convencional.
La persona que se somete a este test podrá saber: 

• Qué alimentos debe eliminar o limitar en su dieta, y cuáles, por el contrario, debe consumir en mayor cantidad
• Qué nutrientes debe potenciar
• La existencia de alteraciones en la microbiota y cómo solucionarlo
• A qué factores o sustancias debe evitar exponerse y cómo contrarrestar la exposición en caso de que no se pueda evitar
Suplementos aconsejables para mejorar a nivel físico, y reducir el efecto nocivo de determinados agentes ambientales

De esta manera se puede modificar la expresión de los genes y así sentirse mejor, tener más energía, mejorar la composición corporal, retrasar el envejecimiento, detoxificar el organismo, disminuir el estrés, o mejorar el sueño.

Otras personas que pueden beneficiarse de este innovador test son las mujeres embarazadas o que deseen estarlo a corto-medio plazo, los deportistas, las personas que realizan dieta vegetariana o vegana, pero, sobre todo, es importante para poder prevenir o reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, obesidad, enfermedades neurodegenerativas, etc. 

En resumen, vivir más años y con una buena calidad de vida.

Pide tu cita en Instituto Gynenova y elaboraré tu plan personalizado.

Doctora Victoria Prada

Especialista en Ginecología y Obstreticia

tel. 964 24 36 07

 

TRATAMIENTO DE TESTOSTERONA EN MUJERES. 10 IDEAS ERRÓNEAS MUY EXTENDIDAS

Dra.
Victoria Prada
Dra.
Victoria Prada
Previous
Next

Los tratamientos ginecológicos y de la Salud de la Mujer en general que realizamos en consulta son personalizados y adaptados a las necesidades de cada mujer.

A veces nos encontramos con pacientes con miedo o desconfianza a ciertos tratamientos debido al desconocimiento y a los mitos que durante años se han instaurado en la sociedad.

El tratamiento con testosterona en mujeres es un ejemplo de ello. Sin embargo, es un tratamiento efectivo para mejorar los síntomas de la premenopausia y la postmenopausia. La testoterona es una hormona importantísima también en las mujeres y supone efectos beneficiosos en la calidad de vida.

Una dosis adecuada y personalizada mejora el bienestar y la salud. Por eso es importante reconocer que algunas ideas muy extendidas SON ERRÓNEAS:

1. La testosterona es una hormona masculina

Los hombres tienen niveles más altos de testosterona que las mujeres, pero el esteroide sexual más alto en las mujeres es la testosterona.

2.La única función de la testosterona en la mujer es el deseo sexual y la libido

La testosterona desempeña un importante papel no solo en la esfera sexual sino en el estado de ánimo, el bienestar, la fuerza física, la cognición, la memoria, el sueño, a nivel del hueso, del músculo, del aparato urinario.

3. La testosterona “masculiniza” a las mujeres

Si las dosis administradas son las adecuadas, no hay ningún problema.

4. La testosterona cambia la voz

No es cierto a las dosis correctas

5. La testosterona provoca caída del cabello

La alopecia se debe a muchos factores. La hormona implicada es la dihidrotestosterona, no la testosterona.

6. La testosterona afecta negativamente al corazón

Los niveles adecuados de testosterona son buenos para el corazón y para los vasos sanguíneos. No confundamos la testosterona con los esteroides anabólicos.

7. La testosterona es perjudicial para el hígado

La testosterona a dosis adecuadas y por vía no oral no produce efectos indeseables.

8. La testosterona crea agresividad

La testosterona subcutánea en mujeres mejora el humor, la agresividad y la irritabilidad. Los esteroides anabólicos sí que pueden producir más agresividad, pero no es lo mismo.

9. La testosterona aumenta el riesgo de cáncer de mama

La testosterona frena el crecimiento del tejido mamario. Si se aromatiza y se convierte en estradiol sí que puede provocar cáncer de mama.

10. El uso de testosterona en mujeres es peligroso

El uso de testosterona en mujeres data de 1938 y no se han detectado problemas de salud, eso sí, hay que utilizarla a dosis adecuadas, no vía oral y seleccionar la paciente adecuada. Evitar el sobrepeso, la ingesta de alcohol, la vida sedentaria y los alimentos procesados.

 

Fuente: Glaser, Rebecca y Dimitrakakis, Constantine. Revisión: Terapia de testosterona en mujer: mitos y falsas ideas. Maturitas 74 (2013) 230-234. www.elsevier.com/locate/maturitas

VICTORIA PRADA

Entrevista con
Victoria Prada

Podríamos definir a la doctora Victoria Prada como una profesional muy completa, dada su extensa y constante formación. Además de esto, su calidez humana y la pasión por su trabajo han hecho que durante años muchas mujeres confíen en ella para cuidar de su salud.

¿Cuál ha sido tu trayectoria profesional?

Estudié en la Facultad de Medicina de Valencia, a continuación hice el examen MIR y obtuve la especialidad de Ginecología y Obstetricia en el Hospital General de Castellón, donde tuve la oportunidad de aprender muchísimo, ya que éramos solo un residente por año y había mucho volumen de trabajo. Prácticamente desde el principio me dediqué a la asistencia privada y en 2001 fundé Gynenova junto con otras tres compañeras de profesión y ahí sigo…

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como ginecóloga?

Me encanta el contacto tan cercano y personal con las mujeres. Tengo pacientes de tres generaciones de la misma familia, incluso a muchas de ellas las traje yo al mundo, es muy emotivo y gratificante. Por otra parte está el hecho de que sea una especialidad tan versátil y completa (comprende el control del embarazo, las enfermedades del tracto genital, tiene también mucha parte de Endocrinología y Dermatología, hay también cirugía).

¿Cómo ha evolucionado tu profesión en los últimos años? ¿Qué cambios has observado?

Se está centrando mucho la atención a la mujer en la Medicina Preventiva, educar a las pacientes en adquirir hábitos y un estilo de vida que evite las enfermedades y consiga un envejecimiento saludable. Cada vez las personas se cuidan más y están mentalizadas en acudir a la consulta no solo cuando se encuentran mal. Por otra parte, cada vez hay más tratamientos novedosos que permiten tratar determinados problemas sin pasar por quirófano, respetando el funcionamiento del cuerpo.

Tras años de experiencia, te mantienes muy al día, ¿por qué es tan importante una formación constante?

La medicina evoluciona de forma constante e imparable, surgen nuevos tratamientos, nuevas pruebas diagnósticas y sin estudiar cada día es imposible poder asimilar todos estos nuevos conocimientos. Tras 25 años de profesión, no concibo una semana de trabajo sin dedicar cada día unas horas al estudio y a ampliar conocimientos, lo cual repercute en las pacientes, pues merecen tener a su alcance las últimas tendencias y protocolos.

Más allá de la idea de ginecología clásica que pueda tener la gente… te has especializado en Salud de la Mujer, ¿qué supone esto? ¿qué ámbitos abarca este concepto?

No olvido que, ante todo, soy médico. No puedo centrarme solo en el aparato genital de la mujer, el cuerpo es un todo y el funcionamiento de un órgano depende de todos los demás, hay una interrelación. Además, no hay dos mujeres iguales. Yo siempre les explico a mis pacientes que las pautas que les doy son como “un traje a medida”, cada una tiene unas necesidades y unos requerimientos y mi labor es estudiar cada caso para aconsejar qué es lo que más les conviene. Por ejemplo, ante una mujer que acude a verme por desarreglos menstruales no puedo centrarme solo en valorar su útero y sus ovarios, hay que hacer análisis, ver si desea embarazo, valorar el índice de masa corporal, preguntar acerca de otros síntomas, ver cómo gestiona el estrés… En la consulta hay que hablar de todo, me gusta que me pregunten, no ser solo yo quien habla, una mujer puede pensar que algo es normal y asumirlo cuando en realidad no lo es y se puede solucionar. bCada edad tiene sus necesidades y sus problemas, son “escenarios” diferentes y es crucial una atención diferente en cada etapa para mejorar la calidad de vida.

¿Crees que la Salud de la Mujer todavía es una gran invisible? ¿Hacia dónde se dirige esta rama de la medicina?

La Salud de la Mujer está desarrollándose y cada vez tiene más visibilidad, pues hay muchos profesionales de diferentes ámbitos implicados, es crucial trabajar en equipo. Un campo que ahora está en plena expansión es el de la Medicina Regenerativa y la Ginecología Estética y Funcional, que comprende, entre otras cosas, los dispositivos basados en energía, como el láser y las terapias con factores de crecimiento extraídos del plasma propio y las células madre. Llevo ya años formándome en ese campo y es apasionante. Otro aspecto olvidado, bien por tabú o por tema educacional, es la salud sexual, precisamente estoy ahora iniciando un Máster de Sexología ya que en la carrera y en la especialidad no es un tema que se aborde demasiado y he visto que necesitaba formarme en este aspecto tan importante de la salud de la mujer.

Después de ayudar a tantas mujeres en su salud y bienestar, ¿qué mensaje darías a las mujeres en general, a las nuevas generaciones, etc.?

A las mujeres en general les diría que cuiden mucho tanto el cuerpo como la salud mental, que eviten el estrés y que no olviden cada año realizar su revisión ginecológica acompañada de analítica de sangre y de las pruebas complementarias que se les recomendará. Dos pilares fundamentales son el ejercicio y la alimentación. Asimismo, es recomendable tomar antioxidantes, que son unas sustancias que impiden el acúmulo de radicales libres y nos van a hacer sentir mejor y a que el paso del tiempo no haga mella en nuestro cuerpo. Y finalmente les diría que hablen, que pregunten. El momento que pasan en la consulta, aparte de servir para la atención médica, puede aprovecharse para aclarar muchas dudas e inquietudes y dejar de lado la vergüenza y el miedo.

La doctora Victoria Prada ha evolucionado de la mano de su profesión para mantenerse al día con la última tecnología y avances en tratamientos o investigaciones médicas, pero también de la mano de los cambios de una sociedad en la que la Salud de la Mujer es un aspecto cada vez más importante y visible. Disfruta de su trabajo y de la idea de poder ayudar a que las mujeres puedan conocerse a sí mismas para poder entenderse y cuidarse.

Doctora Victoria Prada

Especialista en Ginecología y Obstreticia

tel. 964 24 36 07

      

EMBARAZO DESPUÉS DE LOS 40 AÑOS

Dra.
Victoria Prada
Foto de MART PRODUCTION en Pexels

El retraso de la maternidad en los países económicamente desarrollados es una tendencia creciente desde la década de 1970. La incidencia de gestaciones en mujeres mayores de 40 años ha aumentado notablemente en los últimos años.

Los cambios socio-laborales; así como a la mayor tasa de éxito y difusión de las técnicas de reproducción asistida hacen pensar que esta tendencia se mantendrá en los próximos años. Esta incidencia produce un interés obstétrico y ginecológico específico.

No podemos dejar de lado que este fenómeno conlleva un aumento de incidencia de complicaciones obstétricas y perinatales. Asimismo, la incidencia de patologías pre-gestacionales es muy superior en este grupo de mujeres. Para las mujeres de 40 años en adelante que vayan a ser mamás, es importante conocer los riesgos o posibles complicaciones que puedan padecer en su embarazo para poder seguir las recomendaciones adecuadas de su ginecólogo de confianza.

Estos son algunos de los riesgos que pueden presentar durante su embarazo las mujeres maduras:

  • Malformaciones fetales

  • Prematuridad

  • Restricción del crecimiento intrauterino

  • Riesgo de aborto. Se estima que el riesgo de aborto entre los 40-44 años es del 51 % y alcanza el 93 % en pacientes con 45 años o más.

  • Cromosomopatías

  • Diabetes gestacional

  • Trastornos hipertensivos

  • Incremento de la tasa de cesárea

Técnicas de reproducción asistida:

La inevitable reducción de la fertilidad natural y la calidad ovocitaria en pacientes por encima de los 35 años conlleva un notable aumento de las gestaciones tras una técnica de reproducción asistida en estas pacientes. Son especialmente frecuentes las gestaciones tras fertilización in vitro con donación de ovocitos.

El efecto de la técnica en sí misma es muy reducido o inexistente en comparación las tasas de complicaciones en gestaciones espontáneas en mujeres mayores de 40 años.

UN ENVEJECIMIENTO SALUDABLE Y CALIDAD DE VIDA

Dra.
Victoria Prada

El proceso de envejecimiento comienza a los 35 años y es más patente a partir de los 40 años. No lucharemos contra este proceso, por eso no hablamos de “anti-aging”,  sino que intentaremos mejorar la calidad de vida, prevenir enfermedades y enlentecer el proceso de envejecimiento para conseguir una longevidad saludable.

La edad cronológica es la que está definida por el año de nacimiento, es lo que consta en nuestro DNI. Por otro lado, la edad biológica es la edad real de nuestras células y depende de nuestros genes en un 30% y sobre todo (70%) de nuestro estilo de vida (nutrición, ejercicio, descanso, complementos alimenticios, equilibrio hormonal, salud mental, vida sexual…). ¡¡ Estos factores son modificables por nosotros!!

La medicina de gestión de la edad (o age management medicine) es la que se enfoca en la prevención de enfermedades. Dirige sus esfuerzos en el autoconocimeinto del paciente para que este disponga de las herramientas y recursos óptimos para mantener un estilo de vida activo y saludable que le permita alargar su esperanza de vida y llegar a una longevidad en las mejores facultades.

“¿Qué te parece si evitamos que te tenga que curar?”

“¿No es mejor prevenir y evitar la enfermedad en la medida de lo posible?”

Principales pilares de un programa de envejecimiento saludable:

  1. NUTRICIÓN: No se habla de dieta ni de régimen sino de adquirir unos buenos hábitos alimenticios: qué comer y cuándo, qué no comer, cuando se puede hacer un “extra” o comer un “capricho”.

  2. DEPORTE: En cuanto al deporte, básicamente se aconseja ejercicio aeróbico 2 días por semana y entrenamiento de fuerza 2 días a la semana. El tiempo dedicado oscila entre 40 y 50 minutos. Y si la mayoría de veces se puede realizar al aire libre, mejor.

  3. SUPLEMENTOS NUTRICIONALES: Hay muchos suplementos nutricionales en el mercado y se requiere una prescripción personalizada, pues aunque de entrada son inocuos, mal combinados o utilizados sin la indicación correcta pueden hacer más mal que bien o simplemente no hacer nada.

Es importante que todo este proceso esté supervisado y orientado por un profesional capacitado y formado en el campo de la Medicina Regenerativa y del Envejecimiento Saludable.

Tomar conciencia de la importancia de cuidarse y quererse es un factor decisivo en la calidad de vida. Y recuerda: no se trata de detener el envejecimiento o ir contra él sino de que este se desarrolle más lentamente y de la mejor forma posible y que la edad biológica sea menor que la edad cronológica.